Comprender el impacto del sexting en la mente de un niño

  • Atribución de imagen: Patrick Nygren y Hey Paul Studios bajo licencia Creative Commons

Catherine Knibbs explica la psicología detrás del creciente uso del sexting entre los jóvenes y da consejos sobre lo que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos.

¿Recuerdas tus días de escuela cuando la última tendencia (generalmente visible como bolsos, zapatillas o cortes de pelo) significaba que sentías que pertenecías? Como explicación altamente simplista, esto es lo que algunos de mis clientes en terapia han explicado que "sexting" es para ellos.

Sin embargo, desde una perspectiva psicológica y neurológica parece ser más complicado que eso. Niños que ingresan a la adolescencia; (alrededor de 12 años) tienen una serie de cambios que tienen lugar en sus cerebros. Comienzan a desarrollar una identidad, se alejan de los padres y se acercan a sus compañeros y comienzan a desarrollarse sexualmente (pubertad).

Los niños de edad comienzan a experimentar con nuevos comportamientos

Durante esta fase, que dura desde los años 12 hasta 25, los jóvenes comienzan a experimentar con quienes son. A medida que entran en relaciones románticas y sexuales, 'prueban' nuevos comportamientos. Esta es la edad más común para "sexting" en el literatura de investigación. Esto no quiere decir que los niños más pequeños no participen en este comportamiento, las razones para hacerlo son diferentes desde una perspectiva cognitiva (pensamiento).

Cómo los avances tecnológicos han cambiado cómo los niños 'prueban' nuevas conductas

Como ahora tenemos tecnología que permite esta 'prueba' de nuevos comportamientos sin las complejas complejidades de la comunicación no verbal, los jóvenes a veces pueden cometer errores de juicio o tomar riesgos en base a algo llamado pensamiento hiperracional.

Por ejemplo, si alguien parece disgustado por algo que estamos haciendo, generalmente detenemos el comportamiento en el que estamos participando e intentamos otra cosa. Sin embargo, si no podemos ver a la otra persona y "nos arriesgamos" al enviar una imagen, solo podemos usar la información y los comentarios después del evento.

Desafortunadamente, esto es cuando el "sexting" puede salir mal para la persona joven que envía el mensaje, en varios niveles. Una vez que se recibe la imagen, el niño esperará con anticipación la respuesta y es este proceso el que puede proporcionar un impulso de una sustancia química llamada dopamina, que es la sustancia química de "recompensa" y nos hace sentir bien con lo que acabamos de hacer. También nos motiva a repetir o hacer algo más arriesgado.

Impacto del sexting en el cerebro

dibujo cerebral

Si el niño obtiene una respuesta positiva, esto establece este proceso en el cerebro. Armados con el conocimiento de que el sexting es ilegal (es hacer y distribuir pornografía infantil), los jóvenes aún pueden correr el riesgo de esta avalancha de dopamina y una respuesta positiva (a todos nos gusta recibir cumplidos).

¿Qué pasa si la persona que recibió la imagen responde con un sentimiento o comentario de disgusto? Bueno, ¿solo por un momento piensa en el momento en que usaste una prenda de vestir / maquillaje de la que tus amigos o familiares se rieron o se burlaron? El asco en una persona tiende a producir vergüenza en la otra.

Este proceso tiene un efecto neurológico y tóxico en el cerebro en desarrollo. Tiene un efecto tóxico en la persona y esto puede escalar rápidamente a sentimientos de baja autoestima hasta el punto de que la víctima intenta librarse de la vergüenza de diversas maneras.

Muy a menudo veo conductas de autolesión y alto riesgo en adolescentes que presentan experiencias vergonzosas de esta naturaleza.

Si estas imágenes se comparten con otros y el grado de disgusto aumenta, entonces aparentemente también lo hace el impacto de la vergüenza para la víctima. Es por eso que muchas víctimas no hablan sobre este tema.

¿Qué podemos hacer como padres?

Podemos tratar de recordar nuestros años de adolescencia (sé que es posible que tengas recuerdos borrosos) y tratar de recordar lo difícil que fue encajar, ser querido y ser aceptado. Los jóvenes actualmente están probando comportamientos sexualizados de manera similar a cualquier adolescente de cualquier generación.

La tecnología disponible ahora hace que sea más accesible probarlo. Sin embargo, la intención detrás del sexting puede percibirse como diferente ya que no existen los mismos inhibidores naturales que producen las situaciones sociales.

Cuando se sienta con su hijo que puede ser una víctima (imágenes compartidas) o aquellos que son criminalizados por este comportamiento (producir imágenes), es posible que necesitemos una visión más compasiva sobre el impacto que enviar una imagen íntima con un clic de un botón puede tener. Su conexión y aceptación con su hijo es el factor más importante para ayudar a reducir el impacto de este problema.

Desplazar hacia arriba